Skip links

Nuestro primer viaje de abrigo – Pacchaj

Hacia finales del 2014 con una idea aún joven pero más armada, decidimos empezar por un piloto simple y ver cómo manejaremos la ayuda. 

Decidimos que lo primero era abrigar y desde ahí ver cómo podíamos ir mejorando nuestra propuesta. Así, con un préstamo bancario confeccionamos 300 casacas solidarias y nos fuimos para Cancha Cancha y Pacchaj Sutoc en la cordillera del Urubamba.

 

 

 

Habían muchos desafíos y mucho por aprender. Lo primero era ver como llevaríamos las casacas hasta el lugar ya que se requería caminar unas 4 horas hasta Pacchaj Sutoc y unas 6 horas hasta Cancha Cancha. La primera idea fue de alquilar caballos para que sean porteadores pero nosotros ya habíamos escuchado de que estos animales no oriundos malogran los caminos incas y no nos gustaba la idea de trabajar así. Para obtener los padrones de todos los niños nos contactamos con Llama Pack, una empresa social que busca reinsertar a la llama como animal porteador bajo un programa de colaboración comunal. Esta fue la respuesta y es así que decidimos contar con las llamas para que sean las porteadoras de nuestras casacas solidarias.

El asistencialismo era una palabra que andaba rondando todo el tiempo, y para Ian, mi hermano menor, era un tema que teníamos que solucionar o por lo menos aminorar. Tres hermanos yendo a una comunidad a regalar casacas sentíamos que no era la forma de hacerlo. Sin duda era una linda labor pero poco sustentable. Patrick, el hermano del medio, planteó una solución simple pero muy prometedora, una que venimos trabajando y mejorando mucho desde ese entonces. Que Llama Pack sea entonces quien entregue las casacas, como un incentivo a la comunidad que venía trabajando con ellos su programa de reinserción de llamas. De esta manera, las casacas se convierten en un pequeño incentivo a las buenas prácticas de la comunidad. La mochila asistencialista se convirtió menos pesada entonces.

Mucho aprendimos de ese primer viaje, muchas ideas y muchas mejoras que les iremos contando en este blog, pero lo que no ha cambiado nada es la enorme satisfacción que es saber que estás aportando desde tu metro cuadrado a generar un cambio.

Los viajes de abrigo son y serán siempre la gasolina de Hösėg!

 

 

Join the Discussion

Return to top of page